Clínica de Fisioterapia Coronadas

Fisioterapeuta en Aguilar de la Frontera.

Contracturas

Deja un comentario

Screenshot_2015-06-03-16-58-12_20150603170024930
Como su propio nombre indica, la contractura muscular es una contracción del músculo, el carácter lesivo radica en la continuidad de esta contracción de forma sostenida en el tiempo. Obviamente esta contracción permanente es involuntaria, quedando de esta forma la musculatura en constante tensión. Un músculo se contrae y se distiende, pero en algunos casos, una zona del vasto muscular no se relaja, y sigue contraída. Esta zona se mantiene dura e hinchada, de ahí que el paciente note un abultamiento al tacto, vulgarmente llamado ‘nudo’.
Una contractura no es una lesión grave, pero si molesta y que nos puede impedir realizar determinados gestos con normalidad y sin dolor, por lo que conviene saber identificarlas, diferenciarlas de otros problemas, seguir unas sencillas pautas para minimizar sus efectos y ponerse en manos de un especialista en fisioterapia si queremos acortar los tiempos de recuperación, que, en condiciones normales, pueden oscilar entre una y dos semanas dependiendo de la gravedad de la misma.
Las contracturas son una complicación frecuente de muchas afecciones neurológicas, incluidos los accidentes cerebrovasculares, las lesiones de la médula espinal, las lesiones cerebrales traumáticas y la parálisis cerebral (Fergusson 2007; Mollinger 1993; Yarkony 1985). También se asocian frecuentemente con diversos trastornos y enfermedades musculoesqueléticas, como la artritis reumatoide, las quemaduras y las intervenciones quirúrgicas (Fergusson 2007). Las contracturas se caracterizan por la reducción del arco de movimiento articular o por el aumento de la resistencia al movimiento pasivo de la articulación (Fergusson 2007; Fox 2000), ambas limitan la movilidad de la articulación.
Las causas de las contracturas no son bien conocidas. Sin embargo, en general se considera que las contracturas están mediadas por factores neurales y por factores de otro tipo (Lieber 2004). Las contracturas mediadas por factores neurales se refieren a la espasticidad que limita directamente la extensibilidad de la unidad músculo-tendón. La espasticidad está sólo presente en los pacientes con afecciones a192d-images-9neurológicas y en consecuencia es sólo relevante en estos individuos. Por contraste, los factores no neurales pueden tener influencia en la aparición de contracturas en los pacientes con todos los tipos de afecciones. El término se usa para referirse a los cambios estructurales en la unidad músculo-tendón y en otras partes blandas suprayacentes a las articulaciones que limitan la movilidad de la articulación. Existe debate sobre la contribución relativa de las diferentes partes blandas a las contracturas no mediadas por factores neurales. Algunos estudios en animales indican la importancia de la longitud de la fibra muscular (Tabary 1972; Williams 1978) mientras otros estudios indican que los tendones de los músculos también pueden tener una función (Herbert 1997). Aunque sigue el debate sobre las causas exactas de las contracturas, las consecuencias están claras. Las contracturas interfieren con las actividades cotidianas y pueden causar dolor, perturbaciones del sueño y áreas de presión (Harvey 2002; Mollinger 1993; Scott 1981; Yarkony 1985). También pueden producir deformidades desagradables y aumentar la carga de la atención (Fergusson 2007; Harvey 2002). Por estas razones se dirige una considerable cantidad de tiempo y recursos terapéuticos a tratar y prevenir las contracturas.
El estiramiento se usa ampliamente para el tratamiento y la prevención de las contracturas. El objetivo del estiramiento es influir en la extensibilidad de los partes blandas que abarcan las articulaciones para mantener o aumentar la movilidad de la articulación. El estiramiento puede ser administrado con tablillas y con programas de posiciones fijas, o con moldes que se cambian a intervalos regulares (moldes seriados). Alternativamente, el estiramiento puede ser autoadministrado o aplicado manualmente por los terapeutas.
Todas las técnicas incluyen el alargamiento mecánico de los partes blandas durante períodos variables. Algunas técnicas sólo pueden aplicarse para periodos cortos de tiempo. Por ejemplo, es difícil para los terapeutas aplicar los estiramientos con sus manos durante más de unos pocos minutos. Otras técnicas, como la de fijar las posiciones, proporcionan una manera de administrar el estiramiento durante períodos mantenidos. Las tablillas o los moldes seriados se usan para proporcionar estiramiento durante períodos aún más largos, y a veces se usan para proporcionar estiramiento ininterrumpido durante muchos días o aun semanas.
En una revisión sistemática realizada en 2010 establece que el estiramiento no tiene efectos clínicamente importantes sobre la movilidad articular en los pacientes con o en riesgo de contracturas. El uso habitual del estiramiento para el tratamiento de las contracturas es de ningún o de poco beneficio además de la atención habitual si se realiza durante menos de siete meses. No se han investigado los efectos del estiramiento realizado durante períodos mayores de siete meses
¿Y tú que opinas?
Anuncios

Autor: lobudy7

Fisioterapeuta. Máster en Biomecánica Aplicada a la Valoración del Daños Corporal y Terapias Avanzadas. Terapia Manual. Mulligan. Punción Seca. Vendaje. Fisioterapia en geriatría y clínica. Socia de Fisioterapia Sin Red. Nº Colegiado 4533.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s