Clínica de Fisioterapia Coronadas

Fisioterapeuta en Aguilar de la Frontera.

Para la mujer

   El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Nuestro suelo pélvico no es rígido, es algo dinámico, que se adapta a nuestro movimiento, a los cambios posturales… siempre manteniendo una adecuada tensión que sujete nuestra vejiga, el útero y el recto dentro de la pelvis. Cuando el suelo pélvico se debilita, las estructuras que sostiene descienden y por lo tanto se altera su función. Así, surgen problemas que pueden afectar como pérdidas de orina, molestias, dolor e incluso prolapsos (caída de los órganos intraabdominales).

Identificar y tomar conciencia del suelo pélvico:
Os propongo un ejercicio fácil y divertido que os ayudará a localizar vuestro suelo pélvico:

– Cogemos una toalla o trozo de tela pequeño, lo enrollamos y nos sentamos (preferiblemente sobre una superficie dura) sobre él, de tal forma que el rulo quede a lo largo de nuestro periné, una punta del rulito asomará entre nuestras piernas y la otra tras los glúteos

– Sentadas con la espalda recta, notaremos que el rulo ejerce presión sobre una zona de nuestra pelvis, que normalmente no percibimos cuando estamos sentadas, ¡EL SUELO PÉLVICO!

– Si desde esta posición inclinamos la pelvis hacia delante, notaremos un tope duro, el pubis

– Si inclinamos la pelvis hacia atrás, notaremos el coxis

– Si inclinamos la pelvis hacia los lados, notaremos también dos huesos (tuberosidades isquiáticas)

Prolapso o caída de órganos pélvicos:
Un prolapso genital es el descenso de una o más vísceras pélvicas a través de la vagina.

Así puede tener lugar un descenso de la vejiga de la orina (cistocele), de la uretra (uretrocele), del útero (histerocele), del recto (rectocele), del intestino (elitrocele).

Las mujeres que tienen prolapso normalmente sienten alguno de estos síntomas: molestias a nivel pélvico, pesadez vaginal, tirantez en la zona perineal, incontinencia urinaria, dificultad para orinar y/o defecar, y dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia) entre otros.

Los prolapsos se clasifican según su severidad en cuatro grados:
Grado I: el órgano desciende solamente un poco de su posición normal
Grado II: el descenso del órgano alcanza la abertura vaginal
Grado III: el órgano sobrepasa el orificio vaginal
Grado IV: exteriorización total del órgano prolapsado.(1,2)

El prolapso de órganos pélvicos, constituye un importante problema de salud cuya prevalencia varía del 8 al 41%, y tiene un gran impacto en la calidad de vida, afectando a la vida social, sexual y a la salud en general de la persona que lo padece.

Pérdidas de orina:
Aunque creamos que es normal, tener pérdidas de orina es un síntoma de que tenemos una disfunción del suelo pélvico. Es cierto que varios factores de riesgo van a predisponernos a sufrirlas, pero eso no quiere decir que no tengan solución.

En un estudio realizado en España, la incontinencia urinaria afecta a un 9’94 % de las mujeres entre 25 y 64 años y a un 5’14 % de los hombres de la misma edad. De estos grupos, la prevalencia aumenta conforme la edad de las personas es mayor. [Martínez Agulló E. et. al, 2009]

Si nos fijamos en las mujeres embarazadas, los datos se incrementan: Carolina Walker expone en su blog que un 40% de las embarazadas sufren incontinencia, entre las cuales un 20-30 % sigue teniendo escapes tras el parto. [carolina-walker.blogspot.com]

Se define a la incontinencia urinaria como la pérdida involuntaria de orina demostrable de forma objetiva y que constituye un problema social o de higiene para la persona que la sufre.

Se clasifica en:
Incontinencia Urinaria de esfuerzo: sucede al realizar esfuerzos (tos, estornudos, risa). Ocurre porque la presión de nuestra cavidad abdominal es mayor de la que puede soportar la musculatura del suelo pélvico, que en estos casos está débil.
De urgencia: las gotas se escapan tras un deseo imperioso y súbito de orinar. Suele asociarse a contracciones involuntarias del detrusor, el músculo que envuelve a la vejiga y se contrae para expulsarla.
Mixta: es una combinación de las dos anteriores.

__________________________________________________________________________________________________

El diagnóstico precoz de la incontinencia aumenta enormemente las posibilidades de que el tratamiento resulte eficaz. Las técnicas de tratamiento para este tipo de disfunción son múltiples, y en muchas de ellas se ha demostrado la efectividad mediante estudios científicos, que os mostraremos en la próxima entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s